Conversatorio con población desplazada en Pereira

En la ciudad de Pereira, Chocolate de Paz se está usando como herramienta de pedagogía de paz. En el Centro Colombo-Americano, se proyectó el documental con una audiencia general y con la participación de un grupo de personas en condición desplazamiento forzado del Departamento de Antioquia y se recopiló las reacciones de la audiencia:

·       Muchos recuerdos dolorosos ya que somos víctimas y hemos vivido en carne propia esa condición. Hoy estoy vivo gracias a Dios pero muchos de mis amigos no lo están.

·       ¡Le confieso!.... Mucha tristeza. Me toca el alma.  Es revivir mis angustias.

·       La gran mayoría de los que estamos aquí en este escenario,  citadinos sobre todo, no hemos vivido esa condición, solo lo hemos leído o visto por medios de comunicación y libros, pero no ver y escuchar a las víctimas, y es claro que necesitamos mayor sensibilización para con ellos, pues somos insensibles e indiferentes, con una cifra más, una estadística más. Necesariamente este documental se constituye en una herramienta de trabajo que debe ser llevada especialmente a todos los colegios, en la que niños y jóvenes conozcan de primera mano ya que son los encargados de construir en adelante y deben conocer lo que pasó para que no lo repitan. Mucho más en un país donde el trabajo social está estigmatizado como guerrillero.

·       Siento mucha admiración por esa comunidad, que a pesar de la situación se han sostenido en el tiempo. Igualmente esta persona plantea que el documental es una herramienta poderosa en materia de pedagogía para la paz y debe ser compartido o llevado a todos los colegios, y manifiesta que cómo se puede hacer eso.

·       Admiro la capacidad de resilencia de esta comunidad y se constituyen en un ejemplo y reto para el resto de nosotros.

·       El documental nos permite extrapolar esta situación de la insensibilidad frente a la guerra y que guardando las proporciones no se aleja de lo que pasa en las aulas de clase de los colegios, pues la agresión permanente, el matoneo entre los miembros de la comunidad y muy espacialmente el despojo de derecho a adecuarse que hacen los maestros a los niños y jóvenes cuando estos no se acomodan a los estándares, necesitamos una postura diferente para recuperar la paz al interior de los colegios y que este sea el espacio en el que se forme para la paz, para el cooperativismo y no para la individualidad.

·       El documental y el momento que lo estamos presentando es muy oportuno, dado el plebiscito que se avecina, ya que permite sensibilizarnos en torno a las víctimas, es una herramienta importante para entender lo que ha pasado en el país, así mismo un ejemplo de que si es posible construir escenarios de desarrollo y de paz.

·       Desplazarse es romper con su historia, su familia, sus amigos, con su tierra. Llegar a un nuevo sitio generalmente sin nada, sin conocer a nadie,  sin historia en el nuevo lugar, y llenar los espacios de miseria de las ciudades o zonas urbanas de las cuales no se es, puesto que este conflicto se ha desarrollado en lo rural.